Archive for 20 julio 2008

Feliz Día del Amigo!

Ayer no hice tiempo de publicar, por lo tanto no pude saludar a mis amigos en el Día del Amigo, (en este blog) así que lo hago hoy, ya que nunca es tarde, y el día del amigo es todos los días.
Feliz día amigos míos!!

Como ya sabrán el día del amigo lo inventó el Dr. Enrique Ernesto Febbraro, argentino, su iniciativa tuvo éxito, ya que cada 20 de julio, en  muchos países, (100) los amigos esperan reunirse y dedican un día a la Amistad. Pero es importante recordar que la Amistad es vivida cotidianamente, durante los 365 días del año.
Yo quiero dedicarles a mis amigos esta breve poesía:

¿QUÉ ES LA AMISTAD?

Es… una puerta que se abre,
una mano extendida,
una sonrisa que te alienta,
una mirada que te comprende,
una lágrima que se une a tu dolor,
una palabra que te anima
y una crítica que te mejora.

Es… un abrazo de perdón,
un aplauso que te estimula, Sigue leyendo

Mi árbol y yo

Mi árbol y yo
El reproductor como verán no funciona, pero igual pueden escuchar el tema clicando en el enlace.

Aquí la letra del tema:

Mi madre y yo lo plantamos
en el límite del patio
donde termina la casa.
Fue mi padre quien lo trajo
yo tenía cinco años
y él apenas una rama.
Al llegar la primavera
abonamos bien la tierra
y lo cubrimos de agua
con trocitos de madera
hicimos una barrera
Sigue leyendo

Filosofando un poco conmigo misma…

Me preguntaba no hace mucho ¿Qué puedo hacer? Siempre hice cosas, mal o bien, pero siempre con buenas intenciones, traté de hacer cosas para cambiar situaciones.


Siempre creí que tenía que hacer algo, cambiar de actitud, dar consejos, decirle a fulano o a mengano que debiera hacer.
Traté de solucionarle la vida a los demás y la mía también. Palabras, palabras, muchas palabras, también actitudes, cambiando para ver si los demás cambiaban, pero no, creí que era yo la que debía cambiar, solucionar todo, pero nada sirvió.


Hoy (metafóricamente), de repente, sin proponérmelo, casi como algo instintivo, natural, espontáneo… me quedé quieta, no pensé, no traté de cambiar al mundo, dejé, casi, de hablar, sobre todo me puse una coraza para que no me duelan las pequeñas estupideces que antes eran puñales para mi alma.
Sigue leyendo